Tarde. Trescientos cuarenta años tarde

¿Como evitar perderme en esos ojos y ya no volver?

Pastillitas de colores y fantasmas

Pertenezco a esa generación cuya niñera fue un queso amarillo que deambulaba por un laberinto comiendo pastillas de colores y fantasmas azules.
No creo que se pueda esperar gran cosa de nosotros.
para añadir un comentario, por favor clickee en el titulo del post